TU ECOTIENDA EN CASA. De la huerta a tu puerta
TU ECOTIENDA EN CASA.   De la huerta a tu puerta

Manténgase informado. Visite nuestras redes sociales.

Nueva presencia en Internet

A partir de ahora, podrá consultar todo lo que desee acerca de Brotes Organic Fruta y verdura ecológica y nuestra oferta también en Internet. Esperamos su visita a nuestra página.

Tweets de Brotes Organic @BrotesOrganic
04.07.2020
Brotes Organic
Ningún comentario
Ingredientes. 1 kg de higos frescos, 700 gr de azúcar, zumo de 1/2 limón, 1 cucharada de ralladura de naranja, 2 ramas de canela, 4 vainas de cardamomo, 3 clavos, 100 gr de nueces peladas. Elaboración. Limpiamos los higos, desechamos los tallos y dejamos la piel si no es muy gruesa. Los troceamos, cubrimos con el azúcar, el zumo de limón y la ralladura de naranja. Envolvemos las especies en una gasa atada con cordón de cocina, las introducimos también en el cuenco, tapamos con film y dejamos macerando durantes unas horas o toda la noche. Pasamos la mezcla a una cacerola y ponemos a fuego lento. Atamos el cordel que cierra las especies a un asa de la olla para que se escape al remover. Cocemos durante 40 minutos aproximadamente, hasta que la confitura esté lista. Retiramos el saquito de especies, añadimos las nueces y repartimos la confitura en frascos limpios y esterilizados.
04.07.2020
Brotes Organic
Ningún comentario
Hojas, tallos y troncos son partes supuestamente inservibles que nos hemos acostumbrado a desechar, pero que en realidad se pueden aprovechar en la cocina de muchas maneras. Del mismo modo que es una pena rechazar la cabeza y espina de un buen pescado, no deberíamos descartar lo verde del puerro o las hojas de las zanahorias. Ya no solo se trata de ahorrar en la cesta de la compra, es también una manera de luchar contra el desperdicio y de disfrutar del sabor de partes perfectamente comestibles que además son muy ricas en nutrientes. La parte verde de puerros, cebollas y cebolletas Las bandejas de puerros perfectos cortados sin hojas, solo con su parte blanca, son muy vistosas y cómodas, pero no nos hacen ningún favor quitándonos la posibilidad de utilizar la sección verde de esta verdura. Hay un buen tramo verde en cada puerro que es igual de tierno que el cuerpo blando, y de hecho tiene un sabor más suave. En cuanto a los tallos más superiores, que en realidad son hojas, pueden parecer duros pero también son comestibles, igual que la parte verde de cebollas y cebolletas. Si el extremo es demasiado fibroso se puede usar para enriquecer un caldo, aunque os animo a probar en sopas y potajes el tallo completo de estos vegetales, siempre bien lavado. Esas hojas de cebollas y cebolletas son una base estupenda para platos de cuchara vegetales. Los tallos más finos de las cebolletas y puerros se pueden tomar crudos. Solo hay que cortarlos en rodajas finas retirando la capa externa, como si fuera cebollino para coronar sopas, salteados o ensaladas. También añaden mucho sabor a revueltos, tortillas, verduras rellenas, hamburguesas o pasteles salados. Las hojas y tallos de la remolacha me encanta aprovechar también los tallos y las hojas. Podemos pensar en ellas como si fueran un manojo de acelgas a la hora de usarlas en la cocina. Personalmente me gustan mucho más, tiene un sabor más suave y los tallos no son tan fibrosos como las pencas de las acelgas. Se pueden consumir en crudo, tal cual, o como parte de batidos, smoothies o zumos, y también en muchas recetas. Salteadas con un poco de ajo están deliciosas y son una buena base para enriquecer huevos revueltos o tortillas; también pueden cocerse al vapor o cominarse en salteados con otras verduras y arroz, quinoa, cuscús o pasta. Podemos añadirlas a platos de legumbres, guisos, empanadas, croquetas o, cómo no, a sopas, como la famosa borscht rusa. El tronco del brócoli En ocasiones puede ser muy grueso y por eso conviene pelar ligeramente la capa externa para deshacernos de las fibras más duras. Después, si cortáis un tronco de brócoli descubriréis que en el interior es blanquito y muy tierno. Se puede tomar crudo, cortado en láminas muy finas como si fuera un carpaccio, o simplemente usar como el resto del vegetal. Picado en trozos se puede saltear y cocer, mejor al vapor y dejándolo al dente, aunque mi técnica favorita el asado al horno. Si vais a preparar un cuscús con las flores del brócoli, podéis separar el tronco central y las ramificaciones más finas para picarlo todo y cocinarlo aparte. Una crema de verduras siempre es un buen comodín. Las hojas de la zanahoria Otra raíz de la que casi hemos olvidado que crece con un hermoso ramo de hojas de lo más vistoso, también comestible. Las hojas de las zanahorias son finas y suaves, y bien picadas casi parecen más una hierba fresca que una verdura. A mí me gusta mucho el toque ligeramente amargo que tienen en crudo, y por eso se convierten en un ingrediente estupendo para jugar aromatizando diferentes recetas. Podéis experimentar usando pequeñas porciones como si fuera perejil o cilantro, por ejemplo en recetas de salsa verde, tortillas, vinagretas o marinadas. Es muy popular en redes la receta de salsa pesto sustituyendo la albahaca por hojas de zanahoria picadas, ya sea total o parcialmente. También va muy bien para aromatizar aceites y preparar mantequillas de hierbas, combinándola con otras. Y, cómo no, se pueden añadir a sopas, caldos y zumos verdes. La piel de la cebolla En mi casa siempre se guardaba para el compost que tienen mis padres en la casa del campo, pero la piel de la cebolla también se puede emplear en la cocina. Comérsela tal cual quizá no sea apetecible, pero sí añadirá mucho sabor y aroma a nuestros caldos y fondos. Además potencia ese bonito color dorado que los hace más apetecibles. También se puede picar una porción de la piel para mezclarla con la masa de un rebozado, especialmente a la hora de hacer aros de cebolla fritos. Cuando está más seca -se puede deshidratar en el horno-, es fácil pulverizarla para dar sabor a sopas o salsas, incluso puede aromatizar masas de pan o galletas salad La piel de la patata Dependiendo de la receta y del gusto personal podemos emplear patatas usando la piel, pero en otros casos tendremos que pelarlas. Para aprovechar la piel de estos tubérculos tenemos la opción más sencilla, añadirla a un caldo o fondo, o podemos convertirla en un picoteo crujiente muy rico. Solo hay que hornear las pieles -bien lavadas y sin partes verdes- a 200ºC con un poco de aceite, sal y especias al gusto, hasta que queden bien crujientes. También se pueden freír y en cualquier caso serán un snack adictivo, solas o combinadas con queso o diferentes salsas. Las vainas de guisantes y habas De nuevo, se pueden cocer con otras verduras para convertirlas en cremas muy ricas, con una consistencia más o menos densa según el gusto. Las vainas de las habas, si no son muy grandes y gruesas, se pueden asar o cocinar a la parrilla para comerlas enteras. En el caso de las vainas vacías de los guisantes podemos cocerlas lo justo, blanqueándolas y enfriándolas con hielo para que no pierdan su color, y triturarlas. Al pasarlas por el chino tendremos un jugo verde brillante precioso y estupendo para usar en salsas, sopas y vinagretas. Los tallos de las espinacas y acelgas Igual que sucede con las acelgas, no solo las hojas de las espinacas son comestibles, toda la parte inferior es igualmente muy rica y nutritiva, además sorprende por su ternura. Si queremos cocinarlos por separado, solo hay que cortarlos a cuchillo para reservar las hojas aparte, separar el extremo que aún conserve "pelillo" o parte de la raíz, y mantener los bulbos de tallos intactos. Una vez bien limpios, se pueden cocer al vapor o en agua en dos o tres minutos, para después saltearlos con lo que nos apetezca.
26.06.2020
Brotes Organic
Ningún comentario
Las barbacoas sin duda son protagonistas del verano. Sin embargo, solemos colmar la mesa y la parrilla de alimentos ricos en grasas, difíciles de digerir y culminamos realizando una comida copiosa cargada de calorías. Podemos lograr una versión mucho más sana y ligera este verano y para ello, dejamos nuestros mejores consejos. Elige cortes de carnes magros Las carnes suelen ser las protagonistas de nuestras barbacoas y los cortes más usados siempre incluyen grasas en su interior. No obstante, podemos acudir a alternativas magras y elaborar con ellas diferentes platos. Buenas opciones serán la pechuga de pollo o pavo con las que podemos elaborar brochetas con vegetales o hamburguesas; o cortes de ternera con bajo contenido graso como lomo, solomillo, redondo o similares que podemos condimentar muy bien e incluir en brochetas o servir con salsas y vegetales. De esta manera ahorraremos muchas grasas saturadas, sumaremos proteínas que sacian y restaremos unas cuantas calorías fácilmente. Suma pescados y mariscos a tu parrilla Los pescados son excelentes alternativas para obtener nutrientes de calidad en nuestras barbacoas, pudiendo poner a las brasas todo tipo de ejemplares enteros, en raciones o en preparaciones diversas. Igualmente podemos incluir mariscos en nuestra barbacoa para obtener proteínas con pocas grasas como puede ser mediante un pulpo. Sino, recomendamos brochetas de rape o de salmón, papillote de pescado que podemos colocar sobre la parrilla al igual que pescados más chicos como las sardinas por ejemplo. Las frutas y verduras no pueden estar ausentes Las frutas y verduras pueden sumarse no sólo a guarniciones sino también hamburguesas, salsas, postres y entrantes. Estos ingredientes sumarán fibra, vitaminas y minerales a nuestra barbacoa mientras además incorporan volumen a los platos sin muchas calorías. Así, podemos asar mazorcas, elaborar una parrillada de verduras, o incorporar vegetales a un papillote o brocheta fácilmente, además de elaborar ensaladas varias. Reduce el uso de sal y suma hierbas y especias varias El uso de sal en exceso pueden incentivarnos a comer más y favorecer que superemos lo aconsejado de sodio en nuestros días. Por lo tanto, aconsejamos sumar hierbas y especias varias a nuestras barbacoas que nos permitirán además de reducir la sal, dar buen sabor y agregar vitaminas, minerales y antioxidantes al organismo. Incluso, pueden ser empleadas para elaborar salsas caseras o para concentrar los jugos en una pechuga de pollo por ejemplo, evitando que esta se seque en la parrilla. Los granos enteros y legumbres también pueden estar presentes Para sumar fibra, proteínas vegetales y mucha saciedad a nuestras barbacoas, podemos incorporar tanto cereales integrales como legumbres diversas a las mismas. Así, podemos elaborar desde hamburguesas para colocar sobre la parrilla hasta guarniciones de ensaladas saciantes a base de legumbres por ejemplo.
TIENDA ECOLOGICA ONLINE/alt VISITA NUESTRA TIENDA ECOLOGICA ONLINE
alt="logo de brotesorganic"> TU TIENDA ECOLOGICA

Brotes Organic Supermercado Ecológico

¡SUSCRÍBASE AL BOLETÍN!

Tf.-91.884.29.34

Movil.-663.009.044

Fruta, verdura y productos ecologicos.Eche un vistazo a nuestra oferta semanal, cestas  y a nuestra sección de recetas para una alimentación equilibrada.

CONTACTA POR WHATSAPP HAZNOS TUS PREGUNTAS

Haz tu pedido y consulta tus dudas mediante nuestro whatsapp Brotes Organic 663.009.044

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Brotes Organic comprar Fruta y Verdura ecologica

Llamar

E-mail

Cómo llegar